Andrea de 17 años, vales mucho más de lo que crees

2012-08-28 14-46-20Muchas veces pienso en mi yo de 17 años. Los 17 fueron la edad intermedia entre el comienzo de mi desorden alimenticio y los 500 gramos que me separaron de la hospitalización a los 18.  A los 17 empecé a tomarme mi carrera como escritora realmente en serio (que empezase a escribir Corazón de mariposa entonces no es una casualidad), tuve mi primera experiencia con la depresión y la despersonalización y fui, por primera vez en mi vida, completamente responsable de todas las comidas que ingería (durante las tres semanas que pasé en un programa de estudios en Toronto). A los 17, además, intenté recuperarme por mi cuenta por primera vez y fracasé.

Pienso tanto en mi yo de 17 años porque puedo sentirme identificada con lo vulnerable y lo sensible que era, y porque aquel punto es la tierra intermedia entre la Andrea pre-anorexia nerviosa y la Andrea que no había dejado mucho espacio en su vida para nada más que su desorden.

Pienso en mi yo de 17 años y valoro su opinión. Me gustaría saber qué piensa de mi vida ahora; probablemente se sentiría muy inspirada por esas tres novelas en la estantería y la cuarta que viene en camino, con toda seguridad habría arqueado una ceja ante mi elección de carrera universitaria (Lengua y Literatura Inglesas, no Periodismo como ella planeaba) y, sin duda, me habría preguntado cómo he llegado al lugar en el que me encuentro, mental y físicamente.

2012-08-28 15-46-51

La Andrea de 17 años pasaba mucho tiempo rodeada de comida y muy poco comiéndola. Si la tuviese ahora delante, aunque sé que posiblemente no me escucharía, le diría que está bien, que parece que todo el peso del mundo caiga sobre tu pecho cuando ingieres un número de calorías superior al que deseas, o cuando te miras al espejo y pese a todos los esfuerzos sigues sin quererte aunque sea un poquito; le diría que, por imposible que parezca ahora, llegará un día en el que disfrutará probando nuevas recetas (muchas de ellas de fuentes distintas al único libro de recetas de dieta y la única web de comida low-cal que la hacen sentir segura), y llegará un día en el que llevará short shorts y un crop top y se buscará su reflejo en los escaparates porque se siente orgullosa de su cuerpo y no para comprobar si sus piernas realmente se ven tan gigantescas como ella cree. No, no hay fórmula mágica. No hay una serie de pasos que pueda darle a la Andrea de 17 años (o a cualquier otra persona en su situación) para vencer a la anorexia. Como con todo, la clave está en el tiempo, la paciencia, la perseverancia, la fuerza (y esta se ha convertido en una de mis palabras favoritas). Deja de encerrarte en ti misma; la batalla es dura y necesitarás una buena red de apoyo.

2012-08-28 15-10-26

Andrea, todo el daño que te causaron no te dejará cicatriz, sino un moratón que desaparecerá. Y todo el daño que tú te causaste a ti misma se convertirá en tu fortaleza; te perdonarás a ti misma, y a partir de entonces tu relación contigo será mucho más fácil, mucho más liberadora, mucho más empoderadora y mucho más compasiva.

Pero no nos engañemos, la Andrea de 17 años y la de 22 todavía tienen bastantes puntos en común, y no me refiero solo a su amor por Gossip girl, el patinaje sobre hielo, los cafés-demasiado-caros-para-su-calidad del Starbucks y los libros de Haruki Murakami. Cada vez que me enfrento a un problema en mi vida puedo mirar atrás y considerar a la chica que era entonces, y nueve de cada diez veces me doy cuenta de que ya he pasado por (y superado) algo parecido. ¿Crisis de fe? Been there, done that, baby. ¿Mal día de imagen corporal? La Andrea de 17 años amablemente te recuerda que no has vivido nada más solitario y devastador que pasarte horas en el Chinatown de Toronto hasta encontrar la botella adecuada de té verde o confesarle a gritos a tu mejor amigo que has empezado a pensar que perder peso es lo único que se te da bien. ¿Recaídas en antiguos hábitos? Has vencido todo eso varias veces y, si es necesario, lo vencerás otra vez. ¿Sientes que no eres suficiente? La Andrea de entonces te daría su enhorabuena (y sabes que no es fácil impresionarla) por todo lo que has conseguido.

Os recomiendo que penséis en vuestros yos del pasado, que los consideréis y que los tengáis en cuenta. De ese modo no correréis el riesgo de olvidaros de lo fuertes que sois, de todo lo que habéis superado y lo que superaréis, de cómo incluso las peores cosas que os han ocurrido no han conseguido romperos.

Advertisements

4 thoughts on “Andrea de 17 años, vales mucho más de lo que crees

Add yours

  1. Conozco un par de chicas (que aprecio mucho) que han pasado por la anorexia (y no sé si la habrán superado ya). Y leer este tipo de cosas, o tus libros, me da mucha esperanza y positivismo del buem futuro que les espera y ¿cómo no? las enormes ganas que me dan de apoyarlas a superar sus miedos.
    Gracias, de veras, gracias.💕

    Liked by 1 person

  2. Ay, conforme leía esta entrada se me han llenado los ojos de lágrimas y me he emocionado, jo. Eres un ejemplo a seguir, Andrea, de verdad. Muchas gracias por todo lo que haces por nosotros día a día ❤

    Liked by 1 person

  3. Me encanta el sentido que le has dado a tus caidas, porque claro, siempre tenemos que aprender de ellas, y vaya que tú has conseguido volverte más fuerte después de tu experiencia con la anorexia y de seguro con alguna otra caída también. No me equivoco al pensar que debería haber más gente como tú, que use sus caídas para combertirlas en experiencias y crecer más como personas.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: