En defensa del flequillo 

Estoy bastante segura de que podría fundar un club de fashionistas súper vagas y conseguir un número de afiliados nada desdeñable. Yo, si es que alguien se me ha adelantado, sería la primera en unirme.

Me gusta demasiado la moda como para bajar a la calle con lo primero que encuentre en el armario (aunque me estoy volviendo una pro en eso de organizar mi ropa de manera que pueda coger dos prendas al azar y que quede bien), y soy demasiado vaga como para invertir más de quince minutos en mi aspecto. Por favor.

El pasado marzo me corté el flequillo precisamente para no tener que gastar más de dos minutos con mi pelo. Y fue una de las mejores decisiones de mi vida (bueno, de mi vida entera no, evidentemente, pero sí del trimestre). No sé por qué más gente no lo hace. O por qué se le tiene tanto miedo al flequillo.

El flequillo es básicamente un accesorio. Puedes dejártelo secar al viento (que en mi caso acaba convirtiéndose en un maravilloso caos ondulado a lo Mica Arganaraz) o puedes alisártelo o puedes partirlo a la mitad y que parezca que acabas de venir de Coachella. Pero, sin duda, lo más maravilloso del flequillo es que hagas lo que hagas no precisas más de cinco minutos para estar lista (y si realmente quieres invertir más tiempo en busca de la perfección, permíteme que te advierta que el viento es el mejor estilista y que piensa obrar milagros con tu flequillo, te guste o no).

Pero, como sigue teniéndosele un miedo terrible al flequillo (igual que a los cortes pixie, que también me parecen una de las mejores cosas que puedes hacer con tu pelo), dejadme que desmonte un par de falsos mitos:

1. El flequillo no te hace la cara gorda. En todo caso, no sé por qué se le teme tanto a eso, porque a mí me parece que las caras redonditas son perfectas y achuchables. Yo tengo la cara alargada pero también lo que los gallegos llamamos bochechas, que vienen siendo las mejillas gorditas como las de los niños pequeños. Y mi cara no ha cambiado visiblemente al llevar pixie, corte a lo Beatle, el bisexual cut (lo que viene siendo el Bob de toda la vida), el pelo largo y el temido flequillo.

2. Si no te lo toqueteas, no se engrasa más de lo normal. Vale, mi pelo es seco y quebradizo, así que no suelo tener ese tipo de problemas, pero la zona de mi flequillo no se ve menos seca que el resto (de nuevo, si no te lo toqueteas).

3. No es necesario dedicarle demasiado tiempo. Ya os he dicho que por eso lo adoro tanto. Dos minutos con las planchas o un poco de spray de agua de mar si lo prefiero ondulado y voilà. Precisamente la magia del flequillo reside en parecer que has invertido mucho tiempo en tu pelo cuando no podría importarte menos.

4. El flequillo no causa acné en la frente. Mi piel es mixta y sigo teniendo problemas de acné donde siempre, en las mejillas, pero jamás en la frente.

5. El flequillo no pasa de moda. Lo llevaron Jane Birkin, Françoise Hardy, Brigitte Bardot y la mismísima Audrey Hepburn, ¿quién querría deshacerse de él?

Oh, ¿y mi segunda cosa favorita sobre el flequillo? Últimamente dedico mucho menos tiempo a mis cejas. Su forma y grosor naturales bajo el mínimo de máscara para cejas son mi nuevo fashion statement. Eso y encontrar nuevas musas de flequillo. ¿La última? La parisina Leia Sfez

Advertisements

2 thoughts on “En defensa del flequillo 

Add yours

  1. El flequillo es lo mejor, me ha acompañado por muchos años y me encanta. Me da seguridad y comodidad.
    Es muy cierto el que no se necesita mucho tiempo para que quede bien jajaja.
    Muy buen artículo, saludos <3.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: