Cómo Harry Potter me enseñó a librar mis batallas

Ayer se celebró el vigésimo aniversario de la publicación de Harry Potter y la piedra filosofal, y yo lo celebré participando en el club de lectura que ha organizado Pottermore, vistiéndome con mi camiseta más mágica y reflexionando sobre lo agradecida que estoy de haber podido crecer con Harry.

No es un secreto que J.K. Rowling es una de las personas a las que más admiro en este mundo. Como hija de madre soltera, siento el deber de darle las gracias por representar a todas las madres solteras, y por demostrar que pueden hacer cualquier cosa que se propongan, desde escribir el libro más vendido después de la Biblia hasta criar a un bebé cuando todo lo demás parece estar en su contra. Admiro a Jo por denunciar las injusticias, y por utilizar su plataforma para ofrecer soluciones. Admiro a Jo por no olvidarse de sus orígenes humildes. Y ante todo admiro a Jo por lo vocal que es acerca de su salud mental.

Lo cierto es que Harry siempre ha estado ahí exactamente cuando yo lo necesitaba, y con el tiempo he llegado a relacionar el mundo mágico de J.K. Rowling con la palabra recuperación. Al principio, cuando era una niña con un sistema inmunológico bastante débil, nada me hacía más feliz que tener otro libro de Harry Potter entre las manos. De pequeña sufría muchas infecciones que me obligaban a guardar cama, pero nunca sentí que me estuviese perdiendo mucho porque, junto con Harry, asistía a Hogwarts, la prestigiosa escuela de magia y hechicería, y era capaz de derrotar a un basilisco y volar a lomos de un hipogrifo. A los diez años, tras pasar un mes en cama con una otitis, vi tantas veces la película de El prisionero de Azkaban que creo que estropeé un poco el VHS.

Cuando crecí y empecé a mostrar signos de ansiedad y depresión, Harry volvía a estar ahí para apoyarme.

Es increíble el sentido de pertenencia que te otorga algo tan pequeño como saber tu casa de Hogwarts cuando has sufrido episodios de despersonalización desde los diecisiete años. Siempre me he sentido identificada con Gryffindor, la casa que valora la valentía, la lealtad y el honor sobre todas las cosas. Desde que sufro ciclos de ansiedad y depresión, sin embargo, Gryffindor ha venido a representar mi batalla contra las enfermedades mentales.

Me considero una persona valiente, puesto que entiendo le valentía no como la falta de miedo, sino como la falta de respuesta ante el miedo. Por eso, cuando Harry le confiesa a Lupin que su mayor miedo es el propio miedo, no pude evitar sentirme profundamente conmovida. Saber, además, que en la saga hay un modo de combatir ese miedo (el conjuro riddikulo) me deja con una extraña sensación de paz, como si yo, también, pudiese sacar mi varita y ahuyentar a mis fantasmas. Y puedo. Con la risa. Esa es otra cosa que me enseñó J.K. Rowling.

¿Algo más? La depresión. Jo tiene todo mi respeto al presentar a los niños una enfermedad tan devastadora a través de unas criaturas tan escalofriantes como los dementores, que se alimentan de tu alegría y tu felicidad. Es dolorosamente bonito, y honesto, saber que a estos dementores también se les puede vencer: con un poco de chocolate, para recomponerte, y el hechizo patronus (uno de los más difíciles, que requiere que conjures tu recuerdo más feliz). ¿Acaso no es así también en la vida real? La batalla contra la depresión es durísima, pero podemos asestar golpes al monstruo haciendo una pequeña colección de nuestros mejores recuerdos.

Al final del día, pase lo que pase, puedo contar con todas las lecciones que Harry Potter me legó. Te estoy muy agradecida, Jo. Mil y una veces. Gracias por enseñarme a encender la luz cuando la oscuridad amenaza con devorarme.

Advertisements

One thought on “Cómo Harry Potter me enseñó a librar mis batallas

Add yours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: